Leyenda del colibrí
Y así… una vez que piedras y que flores, y sendas y montañas, la gran ceiba, todos los colores y las formas de todo lo que alguna vez fuera creado por los dioses… así, en el momento en el que cada árbol, cada hoja, cada animal y cada piedra, tenían ya sus propias encomiendas, los dioses se dieron cuenta de algo que les hacía falta: no había nadie que pudiera llevar por el mundo sus deseos y sus pensamientos. Tallaron entonces una pequeña flecha de jade, pues no había ya más maíz o más barro con qué formar más seres y fue entonces que soplaron sobre ella. Así nació x ts´unu´um, el colibrí Así nació x ts´unu´um, el colibrí. El pequeño pájaro mensajero de los dioses. Sus plumas tornasol resplandecían como las gotas de agua atravesadas por la luz, reflejando las almas de todos los colores. Cuando los hombres lo miraron volar y quedarse quieto en el aire, batiendo sus alas entre las flores, quisieron para ellos esa belleza, y buscaron adornarse con las plumas de x ts´unu´um, y trataron de atraparlo y le pusieron trampas. Pero los dioses vieron esto con malos ojos y condenaron a muerte a quien osara atrapar a un colibrí y le hiciera daño, pues es el ave que lleva los mensajes de los dioses y lleva a todos lados los mejores y más nobles pensamientos de los hombres. Cuando te encuentres con un colibrí o uno de ellos esté cercano a Ti, acuérdate muy bien de pensar cosas hermosas para todos, pues de esa forma el colibrí podrá regar ese mensaje de amistad y de amor y llevarlo a donde esperas que llegue, cuídate de pensar cosas funestas o malas porque el colibrí también habrá de llevar esas intenciones que salen de tu alma y sabrá llevar tu mensaje a todos lados. Xoppal Somos lo que Tú más quieres

Deja un comentario